Paco Guillemat

Marcelo Cairo

Esta semana nos ha dejado uno de los nuestros… un padre que siguió a su hijo Arnau en el Optimist desde muy temprano y a todas partes. No era extraño verle en la Semana del Atlántico de Vigo, en Palamós o en Torrevieja y en todas las regatas de N2 de Catalunya. Paco Guillemat fue un icono del apoyo y del deporte. Los que hemos tenido la suerte de poder compartir con el grandes momentos, nos quedamos con muchas buenas anécdotas, y algunas muy graciosas. Los padres más jóvenes no le han conocido en la explanada, pero si entregando premios como representante de nuestra querida zona sur de la Federación Catalana de Vela. Se fue en silencio, luchando contra sí mismo hasta el último segundo, indudablemente hemos perdido un amigo de todos, uno de los nuestros se ha ido. Pero nos queda cerca el fruto de su trabajo diario, su hijo Arnau, al que seguramente veremos triunfar en la vida más allá del deporte de la vela. Paco te vas con el trabajo hecho, con la agenda sin compromisos, con la sonrisa en la boca para siempre. Que descanses en paz porque has pasado y has dejado un árbol muy fuerte que compartirá tus frutos con todos nosotros en un futuro no muy lejano.

¡Hasta siempre Paco te saludamos en la explanada todos los padres de Optimist…!